GEOGRAFÍAS PRIVADAS   (2012)

fotografía de película de 35 mm

Como depósito cultural y arqueológico, además de plataforma histórica y escenario de conflictos, el territorio humano y su paisaje son un aspecto fundamental para la configuración de la identidad. En este sentido, el hogar y su entorno, más allá de ser una mera estructura arquitectónica o ubicación geográfica, representa uno de los conceptos más sensibles y rotundos de lo que puede denominarse nuestro vocabulario psíquico, pues reúne la diversidad, complejidad y riqueza de un elemento esencial. aspecto de vivir en el mundo: el habitar.  

La fotografía, como registro de ese habitar, al seleccionar y enfatizar fragmentos del gran paisaje cultural, nos permite redimir la obviedad de su aparente estado de neutralidad y así señalar lo notable dentro del gran paisaje de lo olvidable, estableciendo la duda razonable respecto a las rutinas y automatismos cotidianos de la sociedad. La fotografía es capaz de hacer de lo anodino y tedioso, un monumento digno de observar y analizar. El documento fotográfico se convierte en un metadocumento que, fundado en una experiencia estética, es inevitablemente artístico.

A partir de una exploración y análisis fotográfico de lugares, paisajes y escenarios característicos de los barrios residenciales, Geografías Privadas expone una mirada sobre la habitabilidad, condición y calidad del modo de vida de la clase media chilena, reflejando su realidad cotidiana y capturando la forma y estilo de vida de su población. vivir. A través de una mirada minuciosa del cotidiano suburbano mundano, el proyecto busca insistir en los límites que establece el espacio residencial entre lo público y lo privado, el espacio personal y el espacio grupal, entre la homogeneidad y heterogeneidad, y la relación entre las dicotomías de esta particular geografía y la identidad del grupo social que la habita.